Desarrollos #1

Tomar decisiones no es fácil.  Bueno, tomar buenas decisiones no es fácil.  Tomarlas puede ser muy sencillo cuando hay opciones por defecto o uno se deja llevar por los impulsos.

Ya tomé la decisión de reencontrarme con mi carrera y de buscar pasos específicos para lograrlo.  Aun falta recorrer tales pasos, pero al menos hay un horizonte claro al respecto.

Empezó como una típica noche de conflicto conyugal lo cual, para mí, fue la disculpa perfecta para buscar refugio nocturno en Twitter.  Mi estado de ánimo estaba particularmente bajo y no hice esfuerzo alguno por ocultarlo.  Hubo dos mensajes que recibí de ayuda y hoy los sigo agradeciendo inmensamente.

Quedé ese día de pasar por la oficina de ese amigo.  Una persona que conocí gracias al Twitter y que tiene muy buenas ideas que me ayudaron a aclarar mi mente sobre mi futuro y a mostrarme esos primeros pasos para dar.  Mi gran deuda consiste en que aún no los he dado, pero pronto lo haré.

El segundo mensaje se identificó más con mi alma y sus problemas.  Coincidencialmente amiga del primero, quedamos de vernos y hablar allá en su oficina.  Si algo saqué de provecho de la situación es a evitar quejarme tanto y a volver a ver a mi psiquiatra.  Lo cual ya cumplí.

Las reflexiones del día me llevaron a pensar en Nohelia, no como la aventura que nunca fue, sino en esos aspectos que nos acercaron la primera vez.  Por un instante soñé que era posible que volviéramos a serfuéramos amigos.

No duró mucho esa sensación.  Esa noche me sacó la piedra su actitud.  (Su actitud general, no conmigo, pues aún nos seguíamos ignorando mutuamente.)  Decidí no ignorarla más, decirle que ¡Basta! (la palabra empleada fue ¡ya!) de andar rifando su cabeza.  Le envié un mensaje más detallado y mientras lo redactaba descubrí que me había dejado de seguir (no sé si tuvo que ver con ese ¡ya! o si venía de antes, al fin de cuentas era irrelevante).  En parte le escribí como si fuera una despedida.

Me gustaría entender qué sucede en tu cabeza, así como qué sucede en la mía, pero sé que tú significas mucho más que la persona con la cual me obsesioné.

He querido poder hablar contigo en otros términos… hoy sentía que podía volver a intentarlo. Hablar de literatura, por ejemplo.

Haz lo que necesites. Termíname de bloquear, o como te sientas más segura. Personalmente no confío ni en mi propia mente. Sólo sigo pensando que es una lástima que nos estemos negando a nosotros mismos, por lo que podemos aportarnos una vez nuestras mentes estén mejor (o aún no estándola).

Entre la euforia por los nuevos planes y por mi nuevo intento de cerrar mi historia con Nohelia, otra cosa me causó cierta rabia esa noche cuando llegó mi esposa comentándome de sus planes de irse a dormir con los niños.

No quise mostrar mi rabia.  Traté de escapar y finalmente regresé a intentar algo: hablar.  Hablarle a Andrea de lo ella aún significa.  Contarle de la existencia (sin detalles) de Nohelia.  Compartir lo que había hablado esa tarde con mis amigos twitteros y mis perspectivas de hacer algo y de buscar ayuda profesional.

No tenía expectativas cuando comencé a hablar.  No sabía a dónde quería ir.  Pero en la conversación me dí cuenta que sí quería luchar para permanecer con mi familia.  Para permanecer junto a Andrea.

La pregunta que me siguió rondando: ¿Quería seguir con Andrea porque toda esperanza la perdí con Nohelia?  He querido creer que no.  He querido creer que es porque es lo correcto, aunque a Andrea ese “lo correcto” parece no gustarle tampoco.  He querido encontrar razones.  He querido creer que mi crisis conyugal y mi crisis sentimental han sido dos procesos relativamente independientes.

Sé que a mi esposa no la odio.  Me gusta, me sigue gustando, la quiero, la deseo.  Sé que cuando ella está feliz conmigo me hace sentir bien.

Nohelia, realmente, nunca me hizo sentir bien.  Más allá de espurias esperanzas, más bien de pensar con el deseo, nada con ella contribuyó a que me sintiera mejor y menos cuando empezamos a eludirnos.  Aun la extraño, pero me duele y más porque lo que veo de ella no es realmente a Nohelia sino a @nuezdeeva.

Siento que tomé la decisión correcta, pero aún no soy capaz de contestar convincentemente a todas las preguntas.  ¿Qué significa lo “correcto”? ¿El simple compromiso? ¿La comodidad?

En gran medida, desde que estoy con Andrea ella siempre ha sido mi opción por defecto.  Nunca busqué tener nada con las demás mujeres que me atraían porque nunca pensé que valiera la pena el esfuerzo de intentarlo y, o bien salir herido del intento, o bien coronar una aventura.  No importaba.  Pero esta vez no sentía que escogía a Andrea por ser la opción por defecto, sino porque realmente quería intentarlo.

Pero ¿cómo estar seguro?  Cuando siempre se toma la decisión cómoda por ser cómoda y un día se toma la decisión cómoda porque es lo correcto ¿cómo distinguir lo uno de lo otro?

Han pasado casi dos semanas, con algunos subes y bajas.  Andrea estuvo fuera de la ciudad por unos días y al regresar el viernes esperaba retomar ese “estar bien”.

Pero no.

Una mentira del niño puso en evidencia para Andrea que yo no estuvo 100% a cargo de los niños.  Me recriminó y me enojé.  No pudiendo huir dentro de la casa salí a caminar.  Sin plan.  Al poco tiempo pensé que un viernes por la noche alguien dentro de mi lista de contactos podría tener algún plan, en algún bar o algo, con alguien más a quien conociera.

I need to talk to somebody or at least to shut my mind distracted –@gabisson

El mensaje sólo lo contestó la psicóloga de mi lista de contactos (y me temo que lo contestó demasiado como psicóloga) y el caleño de la lista me contestó con un mensaje directo en Twitter (que yo no leería sino varias horas después).  Conclusión, el plan consistió en seguir caminando hasta que me aburriera y regresé a la casa al filo de la media noche, aun con la rabia de pensar que qué importa haber tomado una decisión pensando en que fuera lo correcto y lo que quería, si la persona con la que debiera tomar esa decisión piensa diferente.

Esa crisis ya pasó, pero aún siento la incertidumbre de que estar bien siga siendo no más que una ilusión.

Por el momento estoy seguro de algo y es que no me interesa jugar, ni con Andrea, ni con Nohelia, ni con nadie más.  Y que aún no he dado ese primer paso hacia una mejor vida profesional en el futuro inmediato.

Anuncios

Acerca de gabisson

Copy of a human being
Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s